Reseña de Libros  

Santos Juliá

 
La muerte de Santos Juliá (Ferrol, 1940 – Madrid, 23 de octubre de 2019) ha venido a coincidir  con la exhumación de Franco del Valle de los Caídos. En este blog  Raimundo Cuesta ya dio cuenta sobre el significado del historiador en la esfera pública: «la representación histórica del pasado afecta a nuestras vidas, atraviesa nuestra conciencia, moldea nuestras representaciones y hace germinar expectativas de futuro; constituye, en fin, parte indisociable de la construcción de una esfera pública capaz de asentar una democracia deliberativa y abierta hacia el futuro». Ni el tiempo ni el espacio son oportunos para calibrar en este blog  la importancia de Juliá en la historiografía española. “En 2005 su libro Historias de las dos Españas obtuvo el Premio Nacional. Fue el responsable de editar las obras completas de Manuel Azaña y escribió una imponente biografía del político republicano, que fue una manera de acercarse a un hombre que procuró, como el propio Santos Juliá, ver qué podía hacerse con este país y no andar chapoteando todo el rato en el tarro de las esencias” («El País», 23 de octubre 2019). De su amplia publicística hemos seleccionado un artículo publicado con motivo del 60 aniversario del fin de la Segunda Guerra Mundial, comentario bibliográfico de cuatro libros destacados que pusieron en evidencia las miserias morales y materiales del primer franquismo.

 


 

Con mucha hambre y procesiones sin cuento: así recibió España la noticia de que Adolf Hitler había muerto en la cancillería de Berlín, «luchando hasta el último momento contra las fuerzas comunistas«, como titulaba Abc el 2 de mayo de 1945. Hambre por la desastrosa autarquía económica, que hundió la producción agrícola, paralizó la industrial y lanzó los precios a una imparable inflación: racionamiento, mercado negro, salarios de miseria, tal era la suerte de la mayoría de los españoles. Y procesiones, porque ésa era la costumbre, reforzada por el temor a la inminente victoria de los aliados. Bailando en la cuerda floja, las jerarquías del régimen pusieron sordina a cantos imperiales, suprimieron saludos brazo en alto y buscaron refugio en los protectores brazos de la Madre Iglesia, que los acogió solícita para defender su causa ante las potencias vencedoras.

 
El cardenal Pla y Deniel en Toledo, con Esteban Bilbao y otros jerarcas franquistas (imagen: Portal Fuenterrebollo)

Que nadie se entrometiera

Esa fue la consigna. Para lograrlo había que guardarse del peligro procedente de los españoles exiliados, que daban por segura la caída del dictador. El más madrugador, Juan de Borbón, que desde Lausana había publicado en marzo un manifiesto invitando a Franco a retirarse; luego, el Gobierno de la República reconstruido en México, que pretendió obtener de la Conferencia de San Francisco el respaldo de la ONU en gestación. Guardarse también de la oposición del interior, que sacó la cabeza del hoyo en las primeras muestras de malestar, con huelgas y sabotajes duramente reprimidos gracias a la reforma del código militar que tipificaba como sedición las alteraciones del orden público. En estas circunstancias, Franco dio una vez más muestras de su astucia para servirse de las diferentes facciones en las que había sostenido desde el principio su poder. Los militares, cuya fidelidad estaba más que garantizada, consolidaron su presencia abrumadora en las esferas política y económica. El episcopado ordenó el cierre de filas en torno a su Caudillo y convenció al Vaticano de abstenerse de jugar la carta monárquica. Y Falange, que Franco se negó a disolver pero que aceptó pasar a segundo plano y guardar los uniformes en armarios, a la espera de tiempos mejores. La fórmula funcionó: los aliados no intervinieron, el Vaticano bendijo la operación católica y Falange no dijo ni pío. El 17 de julio de 1945, Franco, exaltado ahora como centinela de Occidente, guía sabio y previsor que había mantenido la neutralidad española, pronunció ante el Consejo Nacional uno de sus discursos fundamentales. España no necesitaba «importar nada del extranjero«. De los sistemas universalmente aceptados para la gobernación de los pueblos sólo uno era viable: el tradicional español, la Monarquía que encarnaron los grandes monarcas en los mejores tiempos. Pero que nadie se llamara a engaño: «No se trata de cambiar el mando de la batalla ni de sustituciones que el interés de la patria no aconseje«, dijo Franco, sino de «asegurar la sucesión ante los azares de una vida perecedera«.

Perecer todos tenemos, pero sin prisas: el mando de Franco no podía ser interino. Para demostrarlo, a los dos días de pronunciar aquel discurso procedió a un cambio sustancial de gobierno: seis generales formaron su núcleo, arropados por distinguidos miembros de Acción Católica y sin la compañía de un ministro secretario general del Movimiento. Manuel Azaña, con su lucidez desesperada, lo había previsto desde 1937 cuando escribió que podía haber en España «todos los fascistas que se quiera, pero un régimen fascista no lo habrá. Si triunfara un movimiento de fuerza contra la República, recaeríamos en una dictadura militar y eclesiástica de tipo español tradicional. Sables, casullas, desfiles militares y homenajes a la Virgen del Pilar: por ese lado, el país no da para otra cosa«. Si alguna vez esta profecía estuvo cerca de cumplirse, fue en el verano de 1945: sables, casullas y… mucha hambre: así celebró España la capitulación de Alemania y el fin de la guerra en Europa.

El experimento del nacional-catolicismo. Alfonso Álvarez Bolado. Edicusa. Madrid, 1976. Autarquía y mercado negro: el fracaso económico del primer franquismo, 1939-1959. Carlos Barciela. Crítica. Barcelona, 2003. Franco aislado: la cuestión española (1945-1950). Florentino Portero. Aguilar. Madrid, 1989. Un tiempo de silencio. La guerra civil y la cultura de la represión en la España de Franco. Michael Richards. Crítica. Barcelona, 1998.

FUENTE: El País * Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de febrero de 2005

Imagen de portada: Celebración de una misa de campaña en la Plaza Mayor de Salamanca (1937?). Fondo del Centro Documental de la Memoria Histórica (Salamanca).

 

 

 

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here