Jean  Sébastien Mora

 
En 1885, la Conferencia de Berlín simboliza la organización y la colaboración europea para la división de África, lo que resultó principalmente en los acuerdos oficiales de colonización. Un siglo después, las costumbres y los actores no habían cambiado mucho. En 1979, el G7, es decir, el grupo de los siete países más poderosos del planeta en aquel momento (Estados Unidos, Alemania, Francia, Italia, Reino Unido, Canadá y Japón), invitó al Banco Mundial y al Fondo Monetario Internacional (FMI) a implementar programas de “ajuste estructural” en los países del Tercer Mundo.
«Desde 1980, el […] G7 desempeña un papel activo en la imposición de un credo y en la dirección de la fase neoliberal de la globalización. La doctrina que guía las políticas se basa en la estabilización, la liberalización y la privatización «, dice el economista Gustave Massiah, autor de Une stratégie altermondialiste. La explosión de la deuda de los países africanos será la consecuencia inmediata de estas políticas monetaristas.
De ahí que, cuando el presidente Emmanuel Macron anuncia en Biarritz «un G7 contra las desigualdades», sabiendo que también se mostró reticente a la idea de tocar a las grandes fortunas galas y se opuso al impuesto progresivo sobre los ingresos de la bolsa, la comunicación elísea se asemeje a un mal chiste. Y si se trata de innovar en Biarritz recibiendo socios africanos, cabe recordar que Emmanuel Macron, amparado en una lógica neocolonial, sigue apoyando una serie de dictaduras en el continente, como por ejemplo la de Idriss Déby en Chad, donde la aviación francesa reprimió este invierno una ofensiva rebelde.

LOS MAESTROS DE LA ESPECIE HUMANA

En realidad, la composición del G7 deja pocas dudas sobre las opciones políticas y económicas. Con la excepción de Canadá, las superpotencias que se reunirán del 24 al 26 de agosto tienen una historia supremacista, imperial y colonial: Estados Unidos, Alemania, Francia, Italia, Reino Unido y Japón. Todos son miembros de la OTAN, excepto Japón que no pertenece al área Euroatlántica. Sabiendo que, históricamente, este puñado de Estados tiene la mayor parte de la responsabilidad en la deriva actual, es decir, los acuerdos de libre comercio y las desregulaciones financieras. Y esto con las consecuencias humanas y sociales que conocemos: desempleo sistémico, aumento de la desigualdad, desnutrición en los países del sur y destrucción cada vez mayor de los ecosistemas naturales en todo el planeta.
La observación es tan obvia que el propio Noam Chomsky, lingüista y analista de la política exterior de los EEUU, no ha dudado en apodar al G7 como los «maestros de la especie humana». También se ha llamado el G7 el «gobierno mundial de facto», la «cumbre de la austeridad», el «directorio del mundo», así que “no hay ambigüedad sobre la visión geopolítica del mundo que es la de los miembros del G7″, escribe el activista y ensayista Nils Andersson. «El hecho de que los países emergentes no estén representados […] disminuye sus capacidades de influir sobre la evolución del sistema económico y financiero internacional «, continúa Andersson.

UNA CHARLA JUNTO AL FUEGO

Originalmente fue el presidente francés Valéry Giscard d’Estaing, en noviembre de 1975, quien inició el G6, invitando a los Jefes de Estado o de Gobierno de Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Italia y Japón (luego Canadá en 1976). Como el economista gales Bertrand Badie relata en el libro Diplomatie de la connivence, en ese momento Giscard d’Estaing evoca la imagen de una «conversación al lado del fuego».
Durante la década de 1990, el colapso del imperio soviético modificó profundamente los equilibrios mundiales. Uno de los principales objetivos del G7 ha sido asegurar la transición financiera de Rusia a una economía de mercado, quien recibió el mayor plan de ayuda desde los tiempos del Plan Marshall. En 1997, la entrada de Moscú inauguró momentáneamente el G8, antes de la expulsión en 2014 del régimen de Vladimir Putin para castigar su «interferencia» en Ucrania. Pero con o sin Rusia, el G7 sigue siendo un organismo supranacional que impone, sin control ciudadano, cierto tipo de recetas neoliberales, al margen de cualquier marco multilateral y excluyendo a los otros 186 Estados miembros de las Naciones Unidas.
Hoy Estados Unidos sigue siendo la superpotencia dominante, pero Donald Trump vino a sacudir el equilibrio. El paréntesis de la globalización, como la conocemos desde hace 30 años, desde la caída del Muro de Berlín, se está cerrando. Una cierta desglobalización ya ha comenzado, pero no podemos saber aún la forma que adoptará. Y desde principios de agosto el espectro de una nueva crisis ha vuelto a amenazar. El miércoles 14 de agosto, Wall Street experimentó su mayor caída desde principios de año:  pérdidas del 3% en una sola sesión.
Biarritz5
Todos tienen sus explicaciones u obsesiones al respecto: China, Brexit, Donald Trump, deuda privada. Preocupado por los crecientes riesgos en el sistema financiero mundial, el Banco Central Europeo informó el 15 de agosto de que estaba listo para tomar medidas de apoyo extraordinarias con el objetivo de ayudar a la economía europea a principios de septiembre. Es contra esta descomposición acelerada del antiguo orden contra la que los líderes del G7 se reunirán en Biarritz entre el 24 y el 26 de agosto. Esta reunión, como tantas otras antes, solo puede dar lugar a declaraciones de intenciones. En 2013, el primer ministro británico, David Cameron, dijo que la «ambición» del G8 era «derribar los muros del secreto bancario» mediante «medidas concretas». El sistema actual apenas goza de buena salud pero, como de costumbre, el G7 se mostrará incapaz de aprender nada de sus fracasos pasados.

UNA OPOSICIÓN NECESARIA

Paralelamente, la oposición a la globalización neoliberal se ha ido afirmando durante estas cumbres de «líderes del planeta», como G7 o G20. Los primeros gestos datan de 1984, cuando un conjunto de ONG llamado el TOES (The Other Economic Summit) comenzaron a apuntar al G7 de Londres.
Una década más tarde, aquellos gestos adoptaron la forma de un primer movimiento antiglobalización, tanto en Seattle en 1999 como en Porto Alegre en 2001. Por vez primera, se articulaba —política y mediáticamente— una gran movilización contra la globalización económica. Posteriormente, en la reunión del G8 en Génova, se afirmaron las características del movimiento contestatario: una capacidad de análisis política y económica que permite cuestionar la evidencia del credo neoliberal; el surgimiento en la juventud de una nueva generación militante; la simpatía de una opinión pública preocupada por el impacto negativo de la globalización liberal en los ámbitos social, ambiental y democrático», escribe Gustave Massiah.

biarritz
Reunión de emergencia del G7 junto con la Cumbre de Seguridad Nuclear 2014 en La Haya Foto: Rijksvoorlichtingsdienst
EL G7 COMO ALEGORÍA DEL ESTADO CARCELARIO

La historia del G7 encarna perfectamente el impacto de esta transformación neoliberal en la evolución de la estrategia policial. Como señaló el sociólogo Loïc Wacquant en Les prisons de la misère, a través de un tratamiento penal de la miseria social, la transformación neoliberal ha sido sinónimo de «desmantelamiento del Estado social» y de «refuerzo del Estado carcelario». Esto ha quedado plenamente confirmado por los anuncios de Christophe Castaner, Ministro del Interior, al visitar Biarritz bajo alta seguridad para preparar la cumbre del G7. En su discurso, los términos «distancia de profundidad» o «evaluación de la amenaza» son un ejemplo claro de la militarización progresiva de las fuerzas policiales y sus tácticas durante estas grandes cumbres : vigilancia, infiltración, brigadas especiales, armas subletales, arrestos preventivos, despliegue de unidades de élite…
A este respecto, Christophe Castaner anuncia para este G7 un «nivel máximo de movilización» policial, y no solo en Biarritz, sino en toda Francia, «a fin de gestionar mejor la movilidad y garantizar en términos de prevención los que representan una amenaza no vengan aquí «. Después de reunirse con su homólogo español Fernando Grande-Marlaska en Hendaya, el ministro también confirmó que la frontera con el reino ibérico estaría «controlada» durante la cumbre. Podemos adivinar que, al igual que durante el movimiento de los chalecos amarillos, el G7 será el escenario de numerosos arrestos preventivos, de dudosa validez legal.
A finales de julio, las autoridades francesas han arrestado a Vincenzo Vecchi en Bretaña, condenado hace 15 años durante el G8 y un periodista militante alemán que residía en Francia fue objeto de la inadmisibilidad administrativa hasta el 29 de agosto en previsión del G7.

«NEUTRALIZACIÓN ESTRATÉGICA» DEL MOVIMIENTO SOCIAL

En su trabajo, la socióloga Lesley J. Wood ha enseñado cómo la inversión realizada por las fuerzas policiales en la planificación de eventos se ha hecho importante, tanto a nivel humano como desde el punto de vista tecnológico. A pesar de las duras advertencias, el G20 de Toronto en 2010 costó oficialmente 942 millones de euros.
En el País Vasco francés, la izquierda abertzale analiza la opción de organizar el G7 en Biarritz como una muestra de fuerza simbólica del Estado francés, una forma de afirmarse definitivamente, sin contrapartida política y a ojos de los grandes líderes del planeta. De hecho, ocho años después de que ETA anunciara «el final de su acción armada» y dos años después del desmantelamiento de su arsenal por parte de la sociedad civil, París es reacia a normalizar la situación de los prisioneros vascos y desde mayo el gobierno de Macron ataca las Ikastolas y la enseñanza basada en la inmersión lingüística en euskera.

UNA DERIVA JUDICIAL PREDECIBLE, INCLUSO ANUNCIADA

Al analizar las cumbres internacionales, los investigadores Noakes y Guillham teorizaron las nociones de «neutralización estratégica» o «incapacidad selectiva», a saber, el establecimiento de un dispositivo híbrido de vigilancia, prohibiciones preliminares, negociaciones inconsistentes y ahorro de tiempo. Teniendo en cuenta estas teorizaciones, se pueden comprender mejor las dificultades encontradas por la plataforma G7-EZ a la hora de obtener autorizaciones para definir un sitio de contracumbre cercano a Irún y Hendaya. Además del bloqueo absoluto del municipio de Biarritz mediante las áreas definidas como 1 y 2, el acceso a las playas estará completamente prohibido cuatro días antes y después de la cumbre (incluso para los surfistas). Según el ministro, la prohibición de manifestaciones podría ampliarse a un perímetro «extendido» a toda la costa vasca. «Un obstáculo directo al derecho a protestar», los miembros de la plataforma G7-EZ están profundamente indignados.
Asimismo, el despliegue militar es inédito (aviones “Rafale”, helicópteros con francotiradores, fragata antisubmarina, misiles, radares tácticos, comandos marinos…). Christophe Castaner intenta justificarse: «Donald Trump es objeto de protección especial. No es habitual, en ningún país, cuando damos la bienvenida al presidente estadounidense, darle la bienvenida en medio de los manifestantes». Además de los 20.000 policías esperados se habla de celdas de custodia temporal en Hendaya y refuerzos importantes en la corte de Bayona: fiscales, jueces y secretarios; unos treinta en total.
Como continuación de la gran represión judicial experimentada durante el movimiento de los chalecos amarillos, el «delito de reagrupación», los arrestos preventivos y el juicio de «aparición inmediata» están emergiendo como los elementos centrales del sistema judicial del G7.
FUENTE: El Salto diario


Foto de portada:  Congreso de Berlin  (1878), representación artística de Anton von Werner


DRH: Una versión amplia del artículo apareció en:
http://www.enbata.info/articles/g7-la-rencontre-de-loligarchie-mondiale-a-biarritz/
Las referencias bibliográficas  de aquella versión permiten  comprender  mejor la que publicamos:
1 Une stratégie altermondialiste. Gustave MASSIAH La Découverte. 2011.
2 Le grand manipulateur  de Marc Endeweld | 24 avril 2019. Stock.
3 Attac, Le G8 illégitime, Mille et Une Nuits, Paris, 2003.
4 Qui mene le monde ? Noam Chomsky, Julien Besse (Traduction). LUX éditeur. Paru le  18  octobre 2018.
5 Le G7, le G8, le G20 et après ?  Nils Andersson.  Dans Savoir/Agir 2011/4 (n° 18), pages 99 à 105
La diplomatie de la connivence
Les dérives oligarchiques du système international
. Bertrand Badie
, La Découverte, 2011, 273 p.
7 Les prisons de la misère (Rais. d’Agir) Loïc Wacquant
8   Lesley J. Wood, Mater la meute : La militarisation de la gestion policière des manifestations, traduit de l’anglais par Éric Dupont. Mathieu Rigouse, Le marché global de la violence, Lux.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here