James Crossley
 

Hace poco se cumplía el 640 aniversario del levantamiento en Inglaterra de 1381 conocido comúnmente como la “Revuelta de los campesinos”. Este fue un momento importante en la historia medieval inglesa. Los levantamientos en Essex, Kent y Londres y líderes como Wat Tyler se convertirían en materia de leyenda popular, sobre todo para los socialistas ingleses.

El jueves 13 de junio de 1381, los rebeldes del sureste entraron en la capital y se les unieron londinenses y prisioneros liberados. Los rebeldes fueron reprimidos (aunque no sin excepciones) mientras atacaban objetivos políticos, económicos, legales y eclesiásticos seleccionados, incluyendo el tesoro del Palacio de Saboya. Los rebeldes consiguieron incluso negociar con Ricardo II, exigiendo el fin de la servidumbre, el perdón para los criminales y la eliminación de los consejeros reales corruptos. Algunos rebeldes consiguieron irrumpir en la Torre de Londres y decapitar a personalidades del reino, como el arzobispo de Canterbury y canciller de Inglaterra, Simon Sudbury.

Uno de los que sufrió la justicia real fue el sacerdote más famoso de la revuelta, John Ball. Ball fue capturado en Coventry, juzgado en Saint Albans a mediados de julio y ahorcado, arrastrado por caballos y descuartizado con sus cuatro partes enviadas a diferentes ciudades. Ha habido intentos imaginativos de reconstruir la vida de Ball antes de 1381, pero hay pocas pruebas firmes que los respalden. Los cronistas de la época afirmaban que Ball era seguidor del controvertido traductor de la Biblia y teólogo John Wycliffe, y aunque esta afirmación sigue siendo popular hasta hoy, puede haberse originado como un intento de desacreditar tanto a Ball como a Wycliffe.

Muerte de Wat Tyler a manos de Walworth, alcalde de Londres, ante la mirada de Ricardo II, en una ilustración de las crónicas de Jean Froissart (imagen: Library Royal MS 18.E.i-ii f. 175, c. 1385-1400)

Aunque parece que Ricardo aceptó algunas demandas de los rebeldes, Tyler y los rebeldes de Kent querían más, incluyendo una reforma del sistema legal y de la aristocracia, y una iglesia supervisada por el monarca y un obispo. No es fácil reconstruir exactamente lo que ocurrió a continuación, pero en la confusión que siguió al encuentro entre Tyler y el rey, Tyler fue herido de muerte mientras Ricardo pacificaba a los rebeldes y así comenzó el proceso de restablecimiento de la autoridad y de enjuiciamiento de los principales rebeldes.

Sin embargo, hay algunas pruebas que nos ayudan a reconstruir la vida anterior de Ball. Por las cartas atribuidas a Ball en la época de la revuelta, parece que éste era un sacerdote formado en York y que se mudó o regresó a Colchester. Es a través de sus actividades en Essex donde empezamos a conocer su provocativa carrera como miembro del bajo clero. En 1364 Ball había obtenido una protección especial de Eduardo III, que fue revocada cuando el rey descubrió que Ball «vagaba de un lugar a otro predicando artículos contrarios a la fe de la iglesia, con peligro para su alma y la de los demás, especialmente de los laicos«. En los años siguientes Ball fue denunciado, excomulgado, arrestado y encarcelado por sus sermones, aunque también era lo suficientemente escurridizo y popular como para evadir la captura e incluso escapar de la cárcel.

Fue a través de esta predicación itinerante en los mercados públicos, cementerios, calles y campos como Ball se hizo un nombre como sacerdote popular que criticaba a la jerarquía eclesiástica. Como dijo un cronista hostil de la época, Ball predicaba «las cosas que sabía que agradarían a la gente común, menospreciando a los hombres de la iglesia así como a los señores seculares, y así se ganaba la buena voluntad de los comunes más que la aprobación ante Dios«. Se hizo conocido por sus mordaces ataques al orden social, económico, político y religioso, criticando a los señores y sus finas vestimentas, sus casas lujosas y su buena comida, y contrastando esas vidas con las de los estamentos inferiores, cuyo trabajo ayudaba a mantener las propiedades de los nobles.

John Ball representado por Bernard Fleetwood-Walker (1938), Chelmsford County Hall (imagen: spartacus-educational.com)

Para Ball, esta crítica exigía una gigantesca transformación de la Inglaterra medieval, incluyendo una renovación de la iglesia que implicaría la deposición de señores, arzobispos, obispos y, de hecho, casi cualquier cargo eclesiástico de importancia. En lugar de la antigua jerarquía eclesiástica habría un solo arzobispo en Inglaterra: el propio Ball.

No es de extrañar, pues, que una figura tan popular como Ball se convirtiera en el ideólogo del levantamiento de 1381, especialmente en el sureste de Inglaterra. El conflicto de clases que impulsó la revuelta se había gestado durante décadas. La escasez de mano de obra que siguió a la devastación de la peste negra de 1348-49 hizo que los trabajadores pudieran plantear nuevas demandas y buscar nuevas oportunidades, aunque los señores no cedieron. El Estatuto de los Trabajadores de 1351 fue una de las respuestas parlamentarias que supuso un intento de limitar los salarios, restringir la movilidad y mantener a los siervos atados a la tierra, lo que contribuyó a aumentar los resentimientos.

Pero las causas más inmediatas de la revuelta de 1381 incluyeron la introducción de nuevos impuestos, el más infame el impuesto de capitación de 1380 y su recaudación a ultranza. A pesar de la famosa etiqueta que se le dio a la revuelta, en ella no sólo participaron campesinos, sino también funcionarios locales, miembros del bajo clero, habitantes de las ciudades y prisioneros fugados. En consecuencia, los intereses de los rebeldes iban desde la movilidad social, pasando por el fin de la servidumbre, hasta el ajuste de cuentas. Pero los resentimientos de clase a más largo plazo son cruciales para ayudarnos a entender tanto la carrera de una figura como Ball como la razón por la que sus ideas estaban tan estrechamente asociadas al levantamiento de 1381.

John Ball representado por David Simkin (1981)(imagen: spartacus-educational.com)

Tales exigencias se presentaron, por supuesto, en términos cristianos. Ball retomó un conocido ejemplo bíblico que miraba al principio de la historia humana para socavar la jerarquía social explotadora del presente y apuntar a la transformación futura: “Cuando Adán labraba y Eva zurcía, ¿quién ostentaba entonces el título de señoría?

A menudo se afirma que este dicho promovía un igualitarismo radical, pero esto necesita algunas matizaciones cuando se entiende en el contexto de Ball. En opinión de Ball, seguiría existiendo una jerarquía social divinamente justificada, pero ahora sería una que impartiría justicia para los que trabajan, en lugar de servir a los intereses del poder señorial. Al fin y al cabo, Ball sería el nuevo líder de la iglesia y las pruebas de los cronistas sugieren que los rebeldes creían en la idea de «reyes» locales populares bajo un idealizado y justo rey de Inglaterra.

Sin embargo, se esperaba que este nuevo futuro favoreciera a los que trabajaban con sus manos, como ya sugiere el énfasis de Ball en las actividades de Adán y Eva. Las cartas atribuidas a Ball combinan además el trabajo que supone la fabricación del pan con las ideas cristianas sobre el pan de la Eucaristía y las ideas de sacrificio, salvación y liberación que lo acompañan. En un lenguaje algo críptico, una carta se refiere al nombre codificado de “John Miller [Molinero]”, que posee una “tierra pequeña, pequeña, pequeña; El Hijo del Rey del Cielo que rescatará a todos”.

Los rebeldes matan al arzobispo Simon Sudbury y a Robert Hales (ilustración de un manuscrito de las crónicas de Jean Froissart)

Este replanteamiento de las ideas eucarísticas “desde abajo”, y como justificación de los intereses de los rebeldes y del propio levantamiento, puede reflejarse también en el momento de la llegada de los rebeldes a Londres, el jueves 13 de junio de 1381, la fiesta del Corpus Christi. El Corpus Christi era una celebración de la Eucaristía y del cuerpo de Cristo, y se suele argumentar que el levantamiento fue un comentario deliberado sobre el estado del cuerpo social y el nuevo cuerpo social que estaba por venir.

Ball y los rebeldes parecen haber pensado que junio de 1381 marcó el momento divinamente señalado o justificado para la acción, aunque con un fuerte énfasis en la agencia humana. En un sermón supuestamente pronunciado en Blackheath, en la víspera de la entrada en Londres, se dice que Ball afirmó que Dios “les había concedido ahora el tiempo durante el cual podrían desprenderse del yugo de su larga servidumbre” y “regocijarse en la libertad que tanto habían deseado”.

Se trataba de un sermón que ponía en primer plano la violencia que debían ejercer los rebeldes y que debían llevar a cabo la gran transformación “matando a los señores más poderosos del reino, luego matando a los abogados, los jueces y los jurados del país y, por último, eliminando de sus tierras a cualquiera que supieran que en el futuro fuera perjudicial para la república”.

Testimonio de la resistencia de los campesinos de Surrey a pagar tributos a la abadía de Chertsey Abbey, 1378 (imagen: https://blog.nationalarchives.gov.uk/)

En este sentido, la Inglaterra transformada se haría eco del pasado idealizado de los orígenes cristianos en el sentido de que habría posesiones comunitarias y una distribución según las necesidades. Se dice que Ball proclamó que las cosas “no van bien en Inglaterra, ni lo harán hasta que todo sea común”. Esta idea de que “todo sea común” probablemente implicaba el pleno acceso a los recursos de la tierra en la línea de una demanda atribuida a Tyler en su reunión con el rey:

Toda la caza, ya sea en las aguas o en los parques y bosques, debe ser común para todos, de modo que en todo el reino, en los ríos y estanques, y en los bosques y selvas, se puedan capturar bestias salvajes y cazar la liebre en los campos, y hacer muchas otras cosas similares sin restricciones.

El fallido levantamiento de 1381 apuntaba obviamente a las posibilidades de una existencia más allá del orden medieval establecido de señores y campesinos. Aunque el propio Ball recibió un trato abrumadoramente hostil por parte de historiadores, intelectuales y teólogos durante los siguientes 400 años, ideas similares a las suyas volverían a surgir, sobre todo en la Revolución inglesa del siglo XVII, que ahora amenazaba la idea misma de la monarquía.

La reputación del propio Ball fue finalmente rescatada con la aparición del capitalismo burgués y la democracia parlamentaria, y sus ideas se consideraron ahora mucho más razonables en una época en la que la servidumbre era una cosa de un pasado cada vez más lejano. Pero un Ball más reformista era sólo una de las lecturas que se imponían a principios del siglo XIX; la otra lectura importante era la de Ball como alguien que ahora representaba un desafío a la esclavitud asalariada y al propio capitalismo.

William Morris, A Dream of John Ball (portada)

William Morris –uno de los mejores intérpretes de Ball– reconoció que Ball era de su tiempo tanto en lo que respecta a la crítica del feudalismo como a sus creencias religiosas. Pero Morris también subrayó que el ejemplo de la voluntad y el sacrificio de Ball por el cambio seguía siendo necesario para contribuir a la transición hacia el socialismo y a un nuevo mundo en el que las cosas se poseerán en común y se distribuirán según las necesidades. Como dice Morris en A Dream of John Ball, la gente gana y pierde batallas, pero “aquello por lo que han luchado se cumple a pesar de su derrota, y cuando llega resulta que no es lo que querían”, de modo que otros “tienen que luchar por lo que querían bajo otro nombre”.

Hace un siglo, Ball y la lectura que de este hizo Morris como un héroe inglés fundamental para entender el surgimiento del capitalismo y la transformación al socialismo era la norma en la izquierda. Ahora es el momento de rehabilitar de nuevo la contribución de esta olvidada leyenda inglesa a nuestra historia y a nuestra comprensión del cambio histórico.

James Crossley es profesor de religión, política y cultura, y autor del libro «Spectres of John Ball: The ‘Peasants’ Revolt’ in English Political History, 1381-2020» (Equinox, 2022).
 

Fuente: Sin Permiso 3 de julio de 2021

Publicado originalmente en: https://tribunemag.co.uk/2021/05/remembering-the-peasants-revolt
 

Traducción: Iovana Naddim

Portada: John Ball en Mile End, ilustración de un manuscrito de las crónicas de jean Froissart (c. 1470)

Ilustraciones: Conversación sobre la historia

Artículos relacionados

El pueblo contra las élites, ayer y hoy: la mirada de Éric Vuillard.

Tras las brasas del republicanismo ibérico: «Comuneros. El rayo y la semilla (1520-1521)»

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here