Presentación

Hace 75 años capitulaba la Alemania nazi, era el fin de la Segunda Guerra Mundial en Europa. Cuanto más nos alejamos en el tiempo de los hechos en cuestión, más son manipulados, utilizados de arma arrojadiza entre vecinos y en coyunturas políticas locales. Presuntamente ya no queda tan claro ni quiénes eran los enemigos de la humanidad, ni quiénes fueron los vencedores, ni qué significó ese terrible conflicto que se llevó más de 70 millones de vidas humanas. El cambio de tendencia se muestra bien en el estudio de la opinión pública francesa donde se refleja a la perfección cómo los “salvadores del soldado Ryan” se han ido convirtiendo en más vencedores: ¿Qué nación ha contribuido a la derrota de Alemania? En 1945 los franceses lo atribuían a la URSS en un 57 % y a EE UU con el 20 %,  mientras que en 2004  los porcentajes se habían invertido al 20 % y 58 % respectivamente, giro que presumiblemente nos ha hecho más que crecer en la última década ( Pablo González,  «Eulixe»).

 La narrativa de la II Guerra Mundial ha ido girando como lo ha hecho la composición del mapa político europeo hacia la extrema derecha de modo que las tensiones sociopolíticas se han trasladado a la arena de las conmemoraciones.  El Parlamento Europeo está tan preocupado por celebraciones que había que proteger con muros de acero que el pasado septiembre aprobó una resolución extraordinaria sobre los actos en recuerdo de la guerra. En ella condenaba la tendencia creciente en toda Europa a glorificar a los fascistas, los comunistas y sus numerosos colaboradores en tiempos de guerra. Ahora bien, mientras que responsabilizaba en concreto a las autoridades rusas, el texto no mencionaba a ninguno de los Estados miembros de la UE que han hecho lo mismo. “Quienes sobrevivieron a 1945 recuerdan la complejidad moral de aquella época. Su generación sabía que la guerra no era algo glorioso, sino algo terrible de lo que ninguna nación salió con sus principios intactos” (Keith Lowe, «El País»).

            En todo este panorama,  España, neutral y fascista a la vez con Franco, se ha colado en el escenario de los aniversarios históricos del fin de la II Guerra Mundial casi por la puerta de atrás: el campo de concentración de Mauthausen donde fueron internados cerca de 8.000. españoles. Una de las obras clave sigue siendo  Libro memorial: españoles deportados a los campos nazis (1940-1945) de  Benito Bermejo y Sandra Checa, publicado en 2006, que representó un salto cualitativo en el tema de los deportados.

El viaje del resto, hasta completar los cerca de 10.000 republicanos que fueron deportados desde Francia a otros campos como Buchenwald o Auschwitz, sigue siendo todavía incierto, como lo es también la cifra de aquellos que fueron a trabajar dentro de los grupos de trabajadores que enviaba España al III Reich. Eran el fruto de los acuerdos de cooperación mutua suscritos desde comienzos de 1940, y cuya vertiente de colaboración policial se tradujo también en la detención y entrega de aquellas personas reclamadas por las autoridades franquistas. El Ejército de Estados Unidos  encontró en el complejo de Mauthausen-Gusen a poco más de tres mil españoles con vida. “La mayoría obtuvieron la nacionalidad francesa y permanecieron en ese país, esperando a poder “salir de la noche” también en España, pero el sueño de una intervención aliada pronto se esfumó” (Gutmaro Gómez Bravo, «CTXT»). El título de la publicación de Carlos Hernández es bien explícito de la responsabilidad de la España franquista por delante de las de  Adolf Hitler y Philippe Pétain.

Conversación sobre la Historia


 

Carlos Hernández
Periodista y escritor, autor entre otras obras, de «Los últimos españoles de Mauthausen» (2015) y «Los campos de concentración de Franco» (2019) 

El 5 de mayo de 1945 una unidad del Ejército estadounidense liberó el campo de concentración nazi de Mauthausen, llamado «el campo de los españoles» debido al gran número de compatriotas que sufrieron y/o perecieron tras sus alambradas. La liberación no fue un acto premeditado y tuvo poco de épico. Un pelotón de 23 hombres, liderado por el sargento Kosiek, se topó por casualidad con el recinto mientras realizaba una misión rutinaria de reconocimiento. Los SS habían huido y dejado la custodia de decenas de miles de famélicos prisioneros a un asustado grupo de policías de Viena que no tardaron ni un segundo en rendirse.

Los libertadores apenas estuvieron cuatro horas en el recinto porque recibieron la orden de regresar a su base con los cuatro únicos prisioneros estadounidenses y británicos que había en el campo. El resto de los «liberados», un ejército de hombres y mujeres enfermos, desesperados y hambrientos, quedaron abandonados entre un océano de cadáveres. Afortunadamente, la organización clandestina internacional, creada por los propios prisioneros españoles durante su cautiverio, se hizo con un arsenal de armas y mantuvo un cierto orden hasta que, casi 24 horas después, llegó el grueso de las tropas estadounidenses. La pesadilla había terminado.

Supervivientes de Mauthausen saludan a las tropas estadounidenses tras la liberación del campo (foto: Universal History Archive / UIG – Getty Images)

Mauthausen fue el último campo de concentración nazi en ser liberado. Su importancia histórica para nuestro país no fue reconocida hasta el pasado año. Desde 2019, el 5 de mayo es considerado oficialmente el Día de Homenaje a los españoles deportados y fallecidos en campos de concentración y a todas las víctimas españolas del nazismo. Más de 9.300 de nuestros compatriotas, de los cuales al menos 300 eran mujeres, sufrieron años de cautiverio en los campos de la muerte de Hitler.

5.500 de ellos perecieron en ellos de la misma forma que los judíos, los gitanos, los soviéticos, los testigos de Jehová o los homosexuales: en la cámara de gas, ahorcados, apaleados, en macabros experimentos médicos, devorados por los perros, de hambre, de todo tipo de enfermedades… Mauthausen y su letal subcampo de Gusen son el símbolo de la deportación española porque por ellos pasó el 80% del total: más de 7.500 hombres y mujeres. El resto se repartió por Dachau (756), Buchenwald (636), Ravensbrück, Bergen Belsen, Auschwitz, Flossenbürg, Natzweiler, Neuengamme, Sttuthof, Sachsenhausen…

Prisioneros españoles arrastran una vagoneta en una de las canteras dependientes del campo de Mauthausen (foto: Francesc Boix/La Vangardia)
Deportados por Franco, Hitler y Pétain

Investigadores y asociaciones de Memoria Histórica coinciden en denunciar que el olvido que han sufrido estas víctimas españolas del nazismo por parte de nuestra democracia obedece a una única razón: también son víctimas del franquismo. La documentación que se conserva en los archivos demuestra que estos hombres y mujeres acabaron en los campos nazis por obra y gracia de un triángulo político formado por Francisco Franco, Adolf Hitler y Philippe Pétain, el líder de la Francia colaboracionista. Sin embargo, en la graduación de responsabilidades el dictador español aparece destacado en primer lugar. Estas son algunas de las pruebas.

1. El contexto. El régimen franquista nació de la mano de Hitler. Agentes del partido nazi alemán participaron, aunque no de forma decisiva, en la preparación del golpe de Estado del 18 de julio. El Ejército alemán sí fue decisivo en el triunfo de Franco en la posterior guerra que acabó con la democracia republicana. Berlín y Madrid mantuvieron una estrechísima relación y una colaboración permanente en la represión de los disidentes políticos.

2. El 31 de julio de 1938 la Gestapo y la policía franquista firmaron un acuerdo de colaboración que incluía el intercambio de información y la entrega mutua de detenidos.

3. En 1939, Paul Winzer, comandante de las SS, dirigió cursos de adiestramiento de la policía política española.

4. En el mismo momento en el que Alemania completó la invasión de Francia, en junio de 1940, el entonces ministro de la Gobernación franquista, Ramón Serrano Suñer, envió a Berlín listados de dirigentes republicanos refugiados en ese país. Agentes de la policía española cruzaron la frontera para colaborar con la Gestapo y los colaboracionistas franceses en la persecución de estos opositores. Varios de ellos, como el presidente de la Generalitat Lluís Companys o los exministros Joan Peiró y Julián Zugazagoitia, fueron llevados a España, encarcelados, torturados, juzgados y fusilados.

5. En esos momentos había cerca de 250.000 refugiados españoles en Francia. Según consta en los telegramas enviados a Serrano Suñer por los diplomáticos españoles, las autoridades alemanas preguntaron a los embajadores y cónsules franquistas qué debían hacer con esos hombres, mujeres y niños. La respuesta de Madrid fue siempre la misma y se resume en el telegrama que Serrano Suñer envió el 9 de julio de 1940 a su cónsul en Hendaya: «Cabría designar nominativamente las personas que ese Ministerio desee sean traídas a España de entre la masa de refugiados, desinteresándonos totalmente del resto«. El régimen franquista, por tanto, daba un cheque en blanco a Hitler para hacer lo que quisiera con ellos. Menos de un mes después, el 6 de agosto, llegaban a Mauthausen los primeros españoles.

6. Aunque las deportaciones ya habían comenzado, la Embajada de Alemania en Madrid dirigió varias cartas al Ministerio de Asuntos Exteriores preguntando expresamente por un grupo de civiles españoles que se encontraban en un campo de refugiados de la localidad francesa de Angulema: «Rogarle que comunique si el Gobierno español está dispuesto a hacerse cargo de 2000 (dos mil) españoles rojos que actualmente se hallan internados en Angoulême (Francia)«, decía la misiva. La Embajada mandó tres cartas más en la misma línea. No consta cuál fue la respuesta. O fue verbal o, si fue por escrito, debió ser posteriormente destruida. Aún así, sabemos cuál fue el sentido de la misma porque el Ejército nazi subió a los españoles de Angulema a un tren de ganado y los envió al campo de concentración de Mauthausen.

Carta enviada por la Embajada nazi en Madrid al Ministerio de Asuntos Exteriores
Carta enviada por la Embajada nazi en Madrid al Ministerio de Asuntos Exteriores

7. El grueso de los españoles que acabaron deportados a los campos de concentración nazis se habían alistado en unidades del Ejército francés y fueron capturados por las tropas alemanas junto a cientos de miles de soldados galos, holandeses o británicos. Todos ellos, tal y como marcaban las leyes internacionales, fueron considerados prisioneros de guerra y encerrados en campos en los que se respetaban, más o menos, los derechos humanos.

Aunque, tal y como se ha dicho, las primeras deportaciones empezaron en agosto de 1940, el proceso se oficializó en el mes de septiembre. Serrano Suñer visitó Berlín, donde se reunió con Hitler, con Himmler y con el jefe del Departamento Central de Seguridad del Reich (RSHA), Reinhard Heydrich. El 25 de septiembre, el día que el cuñado de Franco y hombre fuerte del régimen finalizó su visita, la RSHA cursó una orden a todas las oficinas de la Gestapo en la Europa ocupada. En ella se ordenaba a sus agentes que acudieran a los campos de prisioneros de guerra para sacar de allí a los españoles, y solo a los españoles, y los enviaran a campos de concentración. La orden se ejecutó inmediatamente.

Primera página de la orden de la Oficina del Seguridad del Reich en la que ordenaba a la Gestapo sacar a los españoles de los campos de prisioneros de guerra y enviarlos a campos de concentración
Primera página de la orden de la Oficina del Seguridad del Reich en la que ordenaba a la Gestapo sacar a los españoles de los campos de prisioneros de guerra y enviarlos a campos de concentración

8. El régimen franquista estuvo informado sobre lo que ocurría en Mauthausen. El cónsul español en Viena, Guillermo Pecker y Cardona, mantuvo una fluida comunicación con los oficiales de las SS que dirigían el campo de concentración. En los archivos alemanes se conservan los mensajes que intercambió con ellos para pedir datos sobre los prisioneros e incluso recibió los objetos personales de algunos de los asesinados.

9. Franco podía decidir sobre la suerte de los prisioneros. En el verano de 1941 el dictador atendió la petición de dos familias de deportados que tenían contactos en la cúpula del régimen. Joan Bautista Nos Fibla y Fernando Pindado fueron liberados de Mauthausen en el mes de agosto y enviados a España, donde se les prohibió hablar de lo que habían visto en el campo de concentración. Hubo, al menos, otras tres peticiones de liberación cursadas desde Madrid, pero llegaron demasiado tarde. La respuesta de Berlín fue la siguiente: «El mencionado prisionero ha fallecido en Mauthausen».

Respuesta a la petición de libertad de un prisionero español en la que se comunica que ha fallecido en Mauthausen
Respuesta a la petición de libertad de un prisionero español en la que se comunica que ha fallecido en Mauthausen

10. Contexto final. Hitler no actuó nunca, de forma colectiva, contra ciudadanos de naciones aliadas sin el permiso de sus líderes. No lo hizo ni siquiera en su obsesiva persecución de la comunidad judía. En enero de 1943 Berlín dio un plazo de tres meses a Italia, Portugal, España y otras naciones amigas para repatriar, si querían, a «sus judíos» y así evitar que acabaran en las cámaras de gas de los campos de exterminio. La falta de interés de las autoridades españolas ante esta oportunidad de salvar vidas fue solo una de las numerosas acciones de la complicidad franquista con el Holocausto que ya detalló eldiario.es en una amplia información.

Enterramiento de cadáveres de prisioneros de Mauthausen en una fosa común (foto: United States Holocaust Memorial Museum)

Estas víctimas, estos olvidados de nuestra Historia, no podrán recibir este año un homenaje presencial. La pandemia ha provocado que se suspendan los actos previstos en España y en Mauthausen para conmemorar este 75º aniversario de la liberación. Aún así, la recientemente creada sección Triángulo Azul de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica ha organizado un homenaje-coloquio virtual, este martes a las 20.15 horas, en el que participarán familiares de los deportados e investigadores como Benito Bermejo, que se podrá seguir en el canal de Youtube de la ARMH.

El domingo, día 10 a las 11 horas, se celebrará una ceremonia virtual internacional organizada por el Comité Austriaco de Mauthausen en el que participarán supervivientes y asociaciones de todo el planeta, que se podrá seguir desde la web de los organizadores.

Fuente Eldiario.es 5 de mayo de 2020

https://www.eldiario.es/sociedad/responsabilidad-franquista-deportacion-espanoles-barbarie_0_1023648522.html

Portada: Ramón Serrano Suñer en el cuartel general de la División Leibstandarte-SS «Adolf Hitler» de Berlín. Junto a él, Heinrich Himmler (Reichsführer-SS y jefe de la policía
alemana), y los generales Eugenio Espinosa de los Monteros (embajador de España en Berlín) y Antonio Sagardía Ramos (jefe de la Policía Armada)(foto: Narodowe Archiwum Cyfrowe, 2-12354 / Wikimedia Commons)

Imágenes: eldiario.es y Conversación  sobre la Historia
Artículos relacionados

75 Aniversario de Auschwitz. Nueva historiografía del Holocausto. Bibliografía comentada

Fascismo y organización del trabajo: capitalismo militarizado, esclavismo y exterminio.

La gran boda bilbaina de un prófugo nazi

Historia de un neonazi alemán y su fortín de Alicante

 

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here