Maher Al-Charif
Instituto de Estudios Palestinos 
Beirut

 

Tan pronto como el fascismo y posteriormente el nazismo entraron en la escena europea, los partidos comunistas de los países árabes advirtieron de la naturaleza agresiva de estas políticas. Esta posición los colocó en contra de ciertos sectores de la opinión pública que consideraban sobre todo a Italia y Alemania como aliados potenciales en la lucha contra el imperialismo colonial del Reino Unido y Francia. La actitud de los comunistas árabes hacia el fascismo y el nazismo no fue diferente de la adoptada por todos los partidos comunistas en el mundo, agrupados desde principios de la década de 1920 en torno a la Internacional Comunista (IC). El Séptimo Congreso de la IC, celebrado en Moscú del 25 de julio al 20 de agosto de 1935, fue un hito en la historia del movimiento comunista internacional. En presencia de los delegados a este congreso, incluidos varios árabes, el líder comunista búlgaro Georgi Dimitrov presentó un informe detallado titulado La ofensiva del fascismo y las tareas de la Internacional Comunista en la lucha por la unidad de la clase obrera frente al fascismo[1]. Pidió a los partidos comunistas de todos los países que actuaran para formar un frente popular antifascista unido, que comprendiese la gran mayoría de las masas de sus países. El líder comunista italiano Palmiro Togliatti (Ercoli) presentó un informe sobre la lucha contra la preparación de una «nueva guerra mundial por parte de los imperialistas»[2]. Denunció el fascismo como «la principal fuerza» que fomentaba la guerra, subrayando la necesidad de vincular la lucha contra los conflictos bélicos con la lucha contra el fascismo y los movimientos de inspiración fascista.

Militantes del Partido Comunista Sirio-Libanés, fundado en 1924 (imagen: kassioun.org)
Solidaridad con Etiopía y la España republicana

La primera campaña organizada por los comunistas árabes contra el fascismo y sus políticas de guerra y colonización tenía como objetivo apoyar la lucha de los etíopes contra la agresión italiana. Se desarrolló la formación de grupos solidarios con el pueblo etíope en muchos países árabes por iniciativa de los comunistas. Hacia principios de octubre de 1935, el Partido Comunista de Palestina publicó, con la asistencia de los partidos comunistas de los países árabes y africanos, así como el de Italia, una declaración que pedía la organización de una campaña internacional buscando detener la agresión fascista contra Etiopía. Se podía leer:

“Nosotros, los hijos de los pueblos oprimidos de África y los países árabes, nosotros, los trabajadores de Italia…, somos perfectamente conscientes del hecho de que, por nuestro apoyo al pueblo etíope, frente a la aventura fascista, nos habremos enfrentado al peligro inminente de una nueva guerra mundial, que corre el riesgo de llevar al mundo entero, en particular a nuestros países, a una destrucción sin precedentes.[3]

La segunda campaña organizada por los comunistas árabes contra el fascismo y sus conspiraciones fue la campaña de solidaridad con los republicanos españoles. A petición de la IC, los comunistas árabes se unieron a las Brigadas Internacionales que iban a luchar en España junto a los republicanos españoles. Entre ellos se encontraban miembros árabes y judíos del Partido Comunista Palestino, como Ali Abdel Jaleq Al-Jibaoui, miembro del comité central, asesinado en España, y Najati Sidqui, miembro del Secretariado del partido, encargado por la dirección de la Internacional Comunista de participar en la organización de campañas de información dirigidas a los marroquíes que combatían en las filas de los rebeldes  bajo el mando del general Franco.

Najati Sidqui y parte de su familia (foto: Efe)

En 1936, el Partido Comunista Palestino dedicó varias páginas de su semanario clandestino, Al-Jabha Al-Shabiyya, a llamar la atención de la opinión pública palestina sobre la verdad de la guerra civil española y la naturaleza de las fuerzas involucradas. En el número 17 del 25 de septiembre de 1936, que apareció bajo el título «La guerra civil en España: una guerra de reacción fascista contra la libertad y la democracia«, el periódico escribió: «La atención de nuestro pueblo árabe y de nuestra querida Palestina observa, a esta guerra civil despiadada que ha estado ocurriendo en España por más de dos meses”. Después de revisar las premisas de esta guerra, el autor añadió:

El movimiento del general Franco es una guerra fascista contra la libertad y la democracia. Este movimiento no es hostil solo al pueblo español; también perjudica gravemente al pueblo árabe, especialmente a los árabes en Marruecos, que descubren la gravedad del error que cometieron al ayudar a los fascistas españoles” (p. 4). El mismo organismo del partido había señalado, en otro artículo publicado en el número 12 del 21 de agosto de 1936, que los líderes del movimiento fascista en España se habían rebelado y luchado contra el gobierno popular «después de recibir la orden, la aprobación y asistencia material de los fascistas hitlerianos e italianos” (p. 3).

Tres voluntarios arabes que combatieron en España encuadrados en las Brigadas Internacionales: Nuri Anwar Rufail de Iraq (izquierda), Najatí Sidqi de Palestina y Rabah Oussidhoum de Argelia (foto: errepublikaplaza.wordpress.com)
 
Organizaciones y movimientos antifascistas

Ya en 1937, comenzaron a formarse movimientos y organizaciones opuestas al fascismo y al nazismo. En mayo de este año un grupo de intelectuales comunistas y demócratas formaron la Liga contra el fascismo en el Líbano y Siria. Esta organización celebró en Beirut, los días 6 y 7 de mayo de 1939, el primer congreso sirio-libanés para la lucha contra el fascismo, en el que participaron más de doscientos delegados de Siria y Líbano, unidos a treinta y dos organizaciones de diputados que se presentaron a título personal o que enviaron mensajes de aprobación y apoyo moral al congreso. En Irak el Partido Comunista emprendió una campaña para reunir y unificar a todas las fuerzas nacionales opuestas al fascismo. Por iniciativa suya se creó una Asociación para combatir el fascismo y el nazismo. El órgano central del partido, Al-Qaida, tenía como lema: «Unidos contra el fascismo, por el pan y las libertades democráticas, en un frente nacional unido«.

Caricatura de Hitler en Ruz-al-Yusuf, 2 de octubre de 1938

En Egipto el ardor de los fascistas provocó un aumento de celo en el campo de los comunistas y demócratas, donde se vio a los opositores del fascismo y el antisemitismo agrupados en varias organizaciones y asociaciones. En 1933, con la llegada al poder de Adolf Hitler, se creó el Comité para Combatir el Antisemitismo para emprender campañas contra el nazismo y organizar el boicot a los productos alemanes. El mismo comité instó a los judíos a participar en la lucha contra el fascismo en sus respectivos países en lugar de emigrar a Palestina. En 1934 se fundó la League of Peace Supporters, que lanzó varias campañas para condenar la agresión italiana en Etiopía y apoyar la lucha de los republicanos en España.

Propaganda italiana y alemana

Los comunistas árabes rápidamente comenzaron a denunciar la propaganda difundida por los fascistas italianos y los nazis alemanes en los países árabes. Esta propaganda fue recibida favorablemente por ciertos sectores de la opinión pública, especialmente entre las filas de la juventud. El escritor comunista libanés Raif Joury atacó ideas que atrajeron a las generaciones más jóvenes y las hizo receptivas al fascismo. En un artículo publicado por Al-Taliʻa refutó la idea de que el fascismo tenía la intención de liberar a los árabes del yugo de la colonización británica y francesa. Sostuvo que el fascismo «creía firmemente en la colonización y se estaba preparando para la conquista[4]«.

Propaganda fascista en el mundo árabe: el 20 de marzo de 1937, en el desierto libio, cerca de Trípoli, Mussolini posa con la espada del Islam entregada por una tribu bereber favorable a la ocupación italiana (imagen: ideareact.org)

En un discurso pronunciado en Beirut en mayo de 1939 a los delegados del primer congreso sirio-libanés para la lucha contra el fascismo, el secretario general del Partido Comunista Sirio-libanés Khaled Bagdache afirmó que el objetivo principal de Hitler y Benito Mussolini era  «ocupar colonias en Asia y África«. Sus esfuerzos para consolidar su dominio en el corazón de Europa y en los países de la cuenca del Mediterráneo fueron «solo un preámbulo estratégicamente necesario para hacer realidad sus sueños de compartir regiones de Oriente, incluida principalmente la zona de Arabia «. En respuesta a aquellos entre los árabes que pidieron una política neutral en el conflicto entre «países democráticos» y «países fascistas» en Europa, Baghdache argumentó que si los partidarios de la neutralidad ignoraban el hecho de si Italia y Alemania ganasen la guerra, los jóvenes Estados árabes, desde Bagdad hasta Riad a través de El Cairo, perderían su incipiente autonomía y se convertirían, como Libia y Etiopía, en provincias italianas y alemanas. En cuanto a los movimientos juveniles de liberación nacional, en Siria y Palestina, serían ahogados en sangre, «aplastados por las hachas de los torturadores de Roma y Berlín[5]

El Partido Comunista Sirio-Libanés había dedicado una buena parte de los debates de su cuarto congreso, en noviembre de 1941, a responder a la propaganda fascista que se difundió en los países árabes. En el informe publicado al final de este congreso[6], hizo un llamamiento a los ciudadanos sirios y libaneses, invitándolos a rechazar las mentiras de los agentes nazis que afirmaban que «la victoria coronaría los esfuerzos de Hitler, que estaba preparando la venganza, en el nombre de los árabes contra el colonialismo extranjero y sus agentes”. Debían saber, de hecho, que el hitlerismo era «el colonialismo más atroz de la historia«.

Cartel del Partido Comunista Libanés de 1948

En Irak el Partido Comunista advirtió a los oficiales nacionalistas, autores del golpe de estado de 1941, contra su política que podría conducir a un entendimiento con la Alemania nazi bajo el principio universal de que «el enemigo de mi enemigo es mi amigo«. En una carta fechada el 17 de mayo de 1941 y dirigida a Rachid Ali Keylani, jefe de oficiales rebeldes, Youssouf Salman (nom de guerre: Fahd), el secretario general del Partido Comunista, argumentó que los ejércitos de los países del Eje no eran no menos propensos al imperialismo que el Reino Unido y que, en consecuencia, «contar con la ayuda de cualquier estado imperialista, sea lo que sea, no significa otra cosa que la caída del movimiento nacional en el armas de otro imperialismo[7]«. En Palestina el comité central del Partido Comunista tuvo que reconocer, en 1939, que ciertos líderes del movimiento nacional árabe palestino «habían facilitado la introducción de propaganda fascista no solo en Palestina sino en toda la región de Oriente Próximo, y esto fue; expandiendo la idea de que los fascistas alemanes ayudarían a los árabes en su lucha por la independencia[8]“.

Yusuf Salman (camarada Fahd), secretario general del PC de Iraq (foto: wikimedia commons)

Túnez vio a las fuerzas alemanas entrar al país en noviembre de 1940. En respuesta a la actitud de un gran número de activistas del partido Destour, que habían optado por la colaboración con los alemanes, el Partido Comunista de Túnez llamó al pueblo a «confrontar, cueste lo que cueste, al ocupante hitleriano y unirse en la lucha por la democracia y la paz[9]«.

Conservar el «único estado socialista«

Tras la firma por las democracias occidentales del Tratado de Munich con Alemania, a fines de septiembre de 1938, el poder soviético, temiendo ver a las tropas germánicas invadiendo su territorio, dio su acuerdo el 23 de agosto de 1939 para un tratado de no agresión con la Alemania nazi. A pesar de la vergüenza que esta repentina decisión de la URSS causó en las filas de los comunistas árabes, la apoyaron, con la convicción de que el «único estado socialista» debe preservarse a toda costa. Sin embargo, la agresión alemana contra la URSS en junio de 1941 llevó a los comunistas del mundo, incluidos los comunistas árabes, a considerar el apoyo de la URSS como una tarea principal. Fue entonces cuando este último comenzó a organizar campañas de solidaridad con los pueblos soviéticos y a crear comités ad hoc para ayudarlos.

Cartel del Partido Comunista argelino (1945)

En la declaración publicada al final de su cuarto consejo nacional, en noviembre de 1941, el Partido Comunista Sirio-Libanés consideró que el mensaje «Vamos en ayuda de la URSS» debería constituir el atractivo de todos los hombres libres de todo el mundo, incluidos los del mundo árabe. La idea era que el destino de sus países de origen y su independencia estaba vinculado a «la victoria del estado soviético y de los pueblos libres contra la Alemania nazi”. Los comunistas árabes insistieron en la necesidad de vincular la lucha de los pueblos árabes por la emancipación de la colonización franco-británica con la lucha universal contra el fascismo. En un artículo titulado: «Nuestro Partido y Poder Comunistas«, publicado en el periódico Sawt al-Sha’b del 22 de junio de 1944, Nicholas Shaoui, un destacado líder comunista libanés, mantiene esa independencia real y como se desea «será fácil y accesible solo en la medida en que la victoria general sobre el hitlerismo y el fascismo en general sea total, sólida y arraigada”.

Dimensión internacional de la cuestión palestina

Al tomar una posición firme contra el movimiento sionista y sus objetivos en Palestina, los comunistas árabes condenaron la política de persecución de los judíos llevada a cabo por los nazis en Europa. Farjallah Al-Helou, uno de los líderes del Partido Comunista Libanés, dijo en un discurso pronunciado en Beirut el 5 de octubre de 1944, que la lucha dirigida por los árabes, incluidos los libaneses, contra el sionismo no surgió de «una intención religiosa o resentimiento racista, como afirman los sionistas«, porque es innegable que «los árabes nunca han sido movidos por ningún fanatismo en absoluto[10]. En su búsqueda de una solución democrática a la cuestión palestina, la Liga de Liberación Nacional, reagrupando desde principios de 1944 a los comunistas árabes, fue la única fuerza política en el campo árabe que intentó dar una dimensión internacional a la cuestión. lucha del pueblo árabe de Palestina. En este sentido, se observó la cuestión palestina como un problema de liberación nacional:

Una parte integral de la causa defendida a escala mundial por la desaparición de los regímenes racistas, la independencia de todos los pueblos dentro de sus propios países y el establecimiento de la fraternidad y la igualdad entre dichos pueblos” [ [ʻUsbat al-taharrur al-watani fi Filastin, Harakatuna al-wataniyya wal-qiwa al-taharuriyya al- ʻalamiyya (Nuestro movimiento nacional y las fuerzas de liberación mundial), 12 de abril de 1944; pags. 1-3.]].

«Larga vida a la unión de las juventudes judías y árabes contra el fascismo», cartel del PC palestino de 1943, cuando la mayoría de sus cuadros eran judíos migrantes desde Europa en los inicios del antisemitismo, pero que no comulgaban con el ideal sionista de T. Herzl (autor Moshe Raviv)(foto: palestineposterproject.org)

La Liga de Liberación Nacional había buscado desde el principio trazar una línea muy clara entre el sionismo, por un lado, y la población judía de Palestina, por el otro. Invitó al movimiento nacional árabe a contribuir, adoptando una política realista y democrática, «al debilitamiento del potencial de acción sionista entre las masas judías«, al tiempo que subrayó que los intereses de estos estaban «directamente vinculados al éxito de la lucha del pueblo árabe contra el imperialismo y el sionismo«[11]. En la misma línea, criticó las posiciones de los líderes nacionalistas tradicionales que proclamaron repetidamente que era absolutamente imposible para ellos vivir en paz con la comunidad judía en Palestina, o incluso otorgar a estos últimos derechos democráticos. Para la Liga, de hecho, la adopción de una política de paz dirigida a la población judía, así como la concesión de derechos democráticos, de ninguna manera significaría la renuncia a los derechos nacionales de los árabes palestinos.

Manifestación del Partido Comunista palestino en 1945 (foto: Rosa Luxemburg Stiftung)

[1] Œuvres choisies, tome 2, Sofia-Presse, 1972 ; p. 5-94

[2] «Les tâches de l’Internationale communiste en liaison avec les préparatifs d’une nouvelle guerre mondiale par les impérialistes», in Résolutions et décisions du VIIe congrès de lInternationale communiste, Paris, Bureau d’éditions, s. d., p. 24-32.

[3] La Correspondance internationale, n° 89-90, 5 octobre 1935 ; p. 1309.

[4] « Nahnu wal-fashistiyya » (Nous et le fascisme), Al-Tali ʻa, décembre 1936 ; p. 840-844.

[5] « Al-Fashistiyya wal-shu ʻub al-ʻ arabiyya » (Le fascisme et les peuples arabes), in Al-Fashistiyya wakhataruha ʻala al- aqtar al-ʻarabiyya (Le fascisme et ses menaces sur les pays arabes) ; p. 369-370.

[6] Bayan al-majlis al-watani al-rabiʻ lil-hizb al-shuyuʻ i fi suriyya wa-lubnan, Damas, novembre 1941, éditions du parti ; p. 47-54.

[7] Khayri, Dirasat fi tarikh al-hizb al-shuyuʻ i al-ʻiraqi, (Études sur l’histoire du parti communiste irakien), volume 1 ; p. 60-61.

[8] Anonyme, « Combats en Palestine », L’Internationale communiste, n° 1, 1939, Moscou ; p. 58-62.

[9] Ibid., p. 239-241.

[10] Farjallah al-Helou, Kitabat mukhtara (Œuvres choisies), Beyrouth, Dar al-Farabi, 1974 ; p. 115-121.

[11] ʻUsbat al-taharrur al-watani fi Filastin, Al-ʻuqda al-filastiniyya wal-tariq ila halliha (La crise palestinienne et la voie vers sa solution), 10 octobre 1945 ; p. 8-21.

Traducción de María Jesús López de los Bueis para Conversación sobre la Historia

Fuente: https://orientxxi.info/le-moyen-orient-1876-1980/les-communistes-arabes-et-la-lutte-contre-le-fascisme-et-le-nazisme-1935-1945,1490

Portada: Argel, 17 de julio de 1936: manifestación a favor del gobierno del Frente Popular en Francia (imagen: Centre de Documentation RADAR)

Imágenes: Conversación sobre la Historia

Artículos relacionados

La inspiración fascista. La emoción en la política, en Asia y Europa

Revolución y reforma en Europa, 1918-1939 (II): La Internacional comunista, causas de su nacimiento y continuidad

 

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

4 Comentarios

  1. Es cierto que la contribución de los internacionalistas árabes a la derrota del fascismo en la Guerra de España es bastante desconocida, y la única imagen que normalmente figura en el imaginario de cualquier español de a píe en relación con la guerra civil y los árabes es la estampa de las tropas moras que lucharon junto a los sublevados y las múltiples tropelías que cometieron. Que yo sepa, y de momento, se han computado un total de 716 brigadistas árabes que lucharon en la guerra de España encuadrados en las Brigadas Internacionales. Más de la mitad de ellos, 493, eran argelinos.
    Pero si la contribución del internacionalismo árabe en la lucha antifascista que se libró en España es bastante desconocida, más lo es la aportación que el internacionalismo antifascista español hizo en la lucha que los argelinos llevaron a cabo por su independencia de Francia. He encontrado pruebas de la colaboración de militantes comunistas españoles exiliados en Argelia con el Frente de Liberación Nacional argelino y con el Partido Comunista de Argelia. Algunos de estos colaboradores ―que debieron ser numerosos― eran expertos en la lucha de guerrillas y probablemente habían pertenecido al XIV Cuerpo de Ejército de Guerrilleros y/o habían sido miembros de la Resistencia en Francia.
    En un trabajo de hace unos años sobre Buñol y la guerrilla antifranquista cuento todo esto. Buñol es, probablemente, uno de los pueblos de España que más ha contribuido al antifascismo. Buñolonses destacados los hubo en el Ejército Popular de la República y también en las fuerzas especiales que lucharon en el XIV Cuerpo de Ejército de Guerrilleros. Más tarde, en el exilio francés o soviético, su conocimiento en la lucha de guerrillas les hará tener un papel destacado en la Resistencia antifascista que se libró durante la Segunda Guerra Mundial. Y poco después también tendrán un papel protagonista en la Resistencia antifranquista que se libró en suelo español. Uno de los “fundadores” y dos de los jefes de la Agrupación Guerrillera de Levante y Aragón (AGLA) ―la organización armada de la posguerra más potente y combativa de cuantas se enfrentaron al franquismo― fueron de Buñol.
    Unos antes, otros después, los supervivientes del AGLA tuvieron que regresar al exilio francés tras dar por concluida la lucha guerrillera. Pero el clima hostil a los comunistas que la Guerra Fría había propiciado les seguirá propinando desagradables golpes. Uno de ellos tuvo lugar el 7 de septiembre de 1950 cuando el Gobierno francés puso en marcha la Operación Bolero-Paprika contra los comunistas españoles y de los países del Este con la falsa acusación de colaborar en una supuesta invasión soviética de Europa. Ese día, a las 5 de la madrugada, 288 cuadros comunistas ―177 de ellos españoles― fueron sacados de sus casas, algunos semidesnudos y maniatados, y sin explicación alguna fueron detenidos. De ellos, 84 fueron deportados inmediatamente a Argelia, 71 a Córcega y 32 a los países del Este. De los 187 deportados, 165 eran españoles, la mayoría habían sido miembros de la Resistencia, entre ellos verdaderos héroes de la lucha contra los nazis en Francia, como el comandante Galeano. En la Operación Bolero-Paprika la policía también asaltó el Hospital Varsovia de Toulouse, que sufragado por varias organizaciones humanitarias internacionales funcionaba desde 1944 y atendía a la numerosa comunidad de exiliados españoles residentes en el sur de Francia. Los médicos, el equipo directivo y algunos de los pacientes convalecientes allí hospitalizados fueron arrestados. Los doctores Josep Bonifaci Mora y Francesc Bosch Fajarnés, así como algunos pacientes mutilados de guerra y enfermos fueron deportados a Córcega o Argelia. Además, se declararon ilegales el PCE, el PSUC, el Partido Comunista de Euskadi y otras organizaciones afines, como Mujeres Antifascistas o incluso la Amicale des Anciens FFI, que era la asociación que agrupaba a los antiguos combatientes españoles de la Resistencia que habían luchado para liberar a Francia del nazismo y que ahora se veían así pagados.
    De los 84 deportados que llegaron a Argelia, 80 eran españoles. Su llegada produjo gran revuelo e indignación en los sectores anticomunistas, que la consideraron un “insulto” para Argelia pues los tenían por criminales. Fueron conducidos al sur de Argelia y repartidos entre ocho poblaciones, distantes 200 o 300 km. de la capital y muy separadas entre sí. Los antifascistas de Argelia lo consideraron un abuso del derecho de asilo y de las libertades democráticas, garantizadas por la propia constitución francesa. El 30 de septiembre el Partido Comunista de Argelia (PCA) y el Partido del Pueblo Argelino (PPA) abrieron una suscripción para socorrer a los 84 deportados. El PCE inició gestiones con el fin de sacarlos de Argelia y de Córcega y que fuesen acogidos en Polonia, Hungría y Checoslovaquia.
    Cuando en julio de 1951 llegan a Gdynia (Polonia) cincuenta y cuatro de los ochenta españoles antifranquistas deportados a Argelia, escriben una carta al Comité Central del Partido Comunista Argelino. En ella, además de agradecerles los enormes esfuerzos que hicieron junto al Partido Comunista Francés para atender los rigores de su deportación, manifestaban:
    «Pendant la période de notre déportation nous nous sommes rendu compte des immenses difficultés que vous avez à vaincre dans votre lutte pour l’Indépendance de votre peuple, mais aussi nous avons pu constater la combativité de sa classe ouvrière et ceci est pour nous la garantie de votre victoire.
    […] Par fidélité aux principes de l’Internationalisme prolétarien, nous vous faisons la promesse que dans votre difficile combat pour une Algérie libre et indépendante nous serons toujours à vos côtés».
    Pero no todos los deportados quisieron marchar a los países del Este y parte permaneció en Argelia. Algunos de ellos, y también de los que habían tenido que huir nada más acabar la Guerra de España a Argelia en el Stanbrook ―caso de José Sargas― y en otros barcos que zarparon de las costas de Levante, fueron de los que colaboraron con el FLN y el PCA entrenando a los argelinos en las tácticas de la lucha de guerrillas.
    He encontrado suficientes pruebas e indicios para suponer que la colaboración de los refugiados españoles comunistas y antifascistas con la Resistencia argelina fue mucho más extensa e importante de lo que hasta ahora se pensaba. Y de este modo podemos conectar la lucha que libró el internacionalismo proletario y antifascista en la Guerra de España primero, con la que tuvo lugar durante la Segunda Guerra Mundial y las posguerras europeas después, y, finalmente, con las guerras anticolonialistas surgidas al poco, como la Guerra de Independencia de Argelia.
    Los detalles, aquí (páginas 229-239 del artículo):
    http://echarse-al-monte.blogspot.com/2018/07/bunol-y-la-guerrilla-antifranquista.html

  2. Muy buena aclaración e importante dar a conocer la solidaridad de los pueblos árabes a la República española. En el caso de Argelia es importante pues un porcentaje de los brigadistas árabes que lucharon en España eran de esta colonia, entonces. francesa. ¿Como llegaron a España? ¿Directamente, encuadrados en sindicatos y partidos franceses, miembros de grupos nacionalistas argelinos? Es una cuestión que querría aclarar. Yo fui en el viaje que se realizó para conmemorar el 75 aniversario del Stanbrook y su llegada a Orán. Los amigos argelinos, las autoridades argelinas, nos obsequiaron con enorme solidaridad y camaradería. Inauguramos un monumento en el puerto de Orán.

  3. Pascual, lo que te puedo decir respecto a las cuestiones que planteas en tu comentario es lo siguiente:
    – Parte del éxito de reclutamiento de argelinos que vinieron a España a luchar en las Brigadas Internacionales se debió al delegado del Partido Comunista Francés en Argelia, Jean Chaintron (apodado Barthel), que hizo una intensa labor de reclutamiento de voluntarios organizando diversos actos de solidaridad con la República española.
    – Voluntarios argelinos los hubo árabes, beréberes, judíos y “pieds-noirs” (es decir, argelinos de origen europeo, principalmente franceses, pero también hay referenciada una “pied-noir” española, Herminia Alonso Orión, cuyo nombre aparece asociado al Hospital Militar de Moià, no se sabe si como enfermera o como hospitalizada).
    – No todos los voluntarios argelinos se encuadraron en las Brigadas Internacionales, los hubo también en unidades anarquistas y del POUM, en Aviación…
    – La mayoría de los voluntarios argelinos llegaron a bordo del buque Jaime II, de la compañía Transmediterránea, que cubría el trayecto Orán-Alicante. Pero también debieron de llegar desde Francia pues hubo argelinos encuadrados en batallones de predominio franco-belga, como el Vaillant Couturier, el Commune de Paris, el Six Février…
    Puedes consultar éstos y otros datos en el artículo de Salvador Bofarrull, “Brigadistas árabes en la Guerra de España”, Nación Árabe, n.º 52, verano de 2004, pp. 121-132. Aquí te lo puedes descargar:
    https://www.iraqsolidaridad.org/2006/docs/ceosi-republica/na52(121-134).pdf
    Georges Gonzalez publicó en 2006 “L’Algérie dans les brigades Internationales (1936-1939) et ses lendemains”, editorial L’Harmattan. Pero no te puedo dar ninguna referencia del libro pues no lo he podido consultar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here